A unos pocos kilómetros de la costa SurOriental de Roatán se encuentra un refugio de tiburones de arrecife, el cual se puede visitar con la guía de expertos dive masters, quienes han acompañado en esta experiencia a miles de turistas desde hace veinte años.

Para realizar la experiencia de bucear con tiburones, se debe estar certificado como buceador y atender con mucha concentración la inducción que realiza el dive master encargado. Finalmente, hay que permanecer atento hacia las indicaciones visuales que brindará el buzo guía, en el sitio del refugio, una vez comiencen a llegar los tiburones.

En general, solamente las hembras del tiburón de arrecife se acercan a los buceadores que les visitan, para determinar si han traído algún alimento con ellos. Estos tiburones son inofensivos pues se han acostumbrado a la presencia del ser humano. Sin embargo, nunca hay que olvidar que se trata de los máximos depredadores en la pirámide alimenticia del arrecife de coral, por lo cual tampoco debe ocurrir un exceso de confianza.

Mientras los buceadores permanecen observando a los tiburones de coral hembra, realizando tareas y movimientos de reconocimiento de alimentos en el lugar, uno de los dive masters acompañantes estará grabando video para efectuar la edición correspondiente al regreso, y vender una copia conteniendo el recuerdo inolvidable y bien realizado de bucear con tiburones.

Según varios buceadores experimentados que han visitado este refugio de tiburones de arrecife en Roatán, Honduras, lo especial de estos peces consiste en su experiencia tan particular de nadar en medio de humanos sin mostrar signos de peligro hacia aquellos; en otros lugares del mundo, la mayoría de los sitios para buceo con tiburones poseen una pared natural de arrecife a la espalda del buceador, como protección.