garza humedal

Beneficios de los Humedales

La Laguna de Los Micos, en Tela, Atlántida, es en realidad una reserva de biodiversidad, que sirve para alimentar y repoblar permanentemente otros ecosistemas que le rodean. Aunque muchas especies de plantas y animales que viven en las orillas de la laguna, no pueden habitar lugares distintos, existen en los alrededores de la laguna especies que pueden vivir en varios tipos de bosques, diferentes entre sí.

Existe una multitud de especies de aves en la Laguna de Los Micos, las cuales se pueden clasificar en dos grandes grupos: Las migratorias como algunas especies de patos; y las endémicas o habitantes permanentes de ese paisaje, como algunas especies de garzas. En realidad, los pájaros están volando de un lugar a otro en busca de alimento, durante todo el día. Solo permanecerán en un lugar el tiempo necesario para reproducirse o repostar. Si ocurre algún evento que altere las condiciones de un bosque, los pájaros tienen la capacidad de movilizarse inmediatamente hacia lugares más favorables.

En ocasiones, las lagunas y humedales pueden contar con alimento insuficiente para las poblaciones de aves migratorias y endémicas que se encuentran allí en un momento dado. Esta circunstancia ocurre con bastante frecuencia a lo largo del año. Por esta causa, algunos pájaros se aventuran en busca de alimento en lugares “cercanos o no tan alejados” para ellos, según sus capacidades fisiológicas. De tal modo que algunos pueden ir y regresar distancias de hasta cien kilómetros, mientras que otros solo pueden desplazarse algunos metros a la vez.

Esa es la principal forma cómo muchas especies de plantas y microrganismos aparecen en lugares tan diferentes y lejanos entre sí: Los pájaros comen los frutos disponibles en la laguna, mientras efectúan la digestión vuelan hacia lugares alejados, y al defecar allí depositan semillas, bacterias, hongos y otros organismos microscópicos, que generarán nueva vida en ese terreno.

La Laguna de Los Micos, como muchos ecosistemas de humedal, es muy resistente a las inundaciones, pues gran parte de su extensión está cubierta de agua casi todo el año. Cuando los ríos que la alimentan se desbordan e inundan los lugares adyacentes, entonces se abre la posibilidad de migración para varias especies de animales y plantas acuáticas típicas del lugar.

Si por el contrario, la temporada de lluvias es muy breve e insuficiente y la consecuente sequía comienza a arreciar y hostigar, la Laguna de Los Micos se convierte en un oasis donde poder sobrevivir la temporada adversa. Así este bosque de humedal cumple su función más importante para la Naturaleza, mantener vivos los ciclos biológicos en los ecosistemas de sus alrededores.


Imprimir   Correo electrónico