humedal tela

La salvaje vida en el humedal…

Los bosques de humedal existen donde una parte del territorio disponible, está cubierto por el agua durante todo el año.  Puede estar en las orillas de los lagos, lagunas y mares, o en las desembocaduras de los ríos, donde las mareas regulan el flujo de entrada del agua dulce en el mar.

Al abundar el agua, la vida puede manifestarse en variadas formas, desde el nivel microscópico hasta los grandes organismos animales y vegetales. Los bosques de humedal son considerados los máximos generadores de biodiversidad en el planeta, pues se desarrollan en la frontera entre la vida terrestre y la vida marina y submarina.

Es conocido desde los 1980´s que los procesos de evolución biológica, más importantes, ocurrieron en estos ambientes. Aquí fue donde algunos lagartos abandonaron definitivamente las aguas para convertirse en organismos terrestres; y también fue el lugar donde algunos mamíferos regresaron al mar. La vida en los bosques de humedal nunca ha parado de cambiar, adaptándose y reinventándose para sobrevivir los permanentes y duros cambios de clima que ocurren en el planeta.

Los habitantes más visibles del humedal son las aves subacuáticas y los árboles capaces de vivir con sus raíces sumergidas bajo el agua, como el manglar. Sorprendentemente, estas formas de vida tan visibles, representan la minoría de los organismos que forman la comunidad biológica en los humedales. ¡Hay mucha más vida de la que se ve a simple vista!

Al existir aguas con diferentes niveles de salinidad y una intensa radiación solar, las diferentes formas bacterianas son estimuladas para reinventarse y adaptarse a circunstancias muy diferentes, en pequeños espacios de territorio, aumentando la competencia por los recursos para vivir. Las cadenas alimenticias comienzan a este nivel y terminan en los grandes depredadores.

Sorprendentemente, a pesar de su aparente gran fuerza biológica, los bosques de humedal son vulnerables a los constantes y bruscos cambios de temperatura, propios de la época de cambio climático que se vive en la actualidad. Además, los ríos que juegan un rol esencial en estos paisajes pueden verse afectados por el derrame que realizan los agricultores, de substancias contaminantes en sus cuencas y manantiales.

Mientras los bosques de humedal continúan sobreviviendo a través de las épocas, la biodiversidad de una región tiene oportunidad de recuperarse frente a los cambios de clima drásticos. La feroz competencia para reproducirse y sobrevivir, de cada una de las especies de organismos en el humedal, genera infinitas nuevas formas de adaptación. Es decir, nuevas especies surgirán a partir de las existentes, mientras se mantenga el delicado equilibrio del bosque de humedal. ¡Al fin y al cabo, es aquí donde comenzó la vida, hace 1500 millones de años, según la Biología!

 


Imprimir   Correo electrónico